Los smart contracts junto a la tecnología que los sustenta, el blockchain, son parte de las tendencias en transformación digital para los próximos meses. Se prevé que para 2020 sea generalizado su uso en las compañías con el objetivo de eliminar intermediarios, simplificando procesos y consiguiendo así ahorrar costes al consumidor.

La importancia de hacer la vida más sencilla al consumidor y adaptarse a sus necesidades hace que las compañías quieran contar con Insurtech que les ayuden a competir en el mercado.

¿Qué son los Smart Contracts?

Los smart contracts son contratos ejecutables por sí mismo automáticamente sin necesidad de intermediarios entre las partes. Son documentos con códigos informáticos que definen los criterios acordados, ahorrando tiempo y costes. Así, una vez se verifica que se cumplen las pautas, el contrato se auto-ejecuta a través de la tecnología blockchain que asegura que los acuerdos sean públicos y se comprueben de forma independiente.

Los contratos inteligentes pueden estar codificados para reflejar cualquier tipo de lógica empresarial basada en los datos, desde votar una publicación en un foro hasta acciones como garantías de préstamos.

Así, el informe Smart Contracts in Financial Services: Getting from Hype to Reality, realizado por el Digital Transformation Institute de Capgemini, indica que el consumidor medio podría ahorrar más de 500 dólares en concepto de comisiones bancarias y primas de seguros gracias a los smart contracts basados en blockchain.

El sector de la banca y el de los seguros son en los que los Smart constracts tendrán un mayor desarrollo tanto en las propias compañías como servicio para sus clientes.

En el sector bancario estos nuevos contratos facilitarán las operaciones de préstamos e hipotecas eliminando los complicados procesos de tasación y documentación, así como reduciendo tiempo en la verificación de la situación financiera del solicitante y los datos del inmueble, agilizando pasos para la tramitación del título de propiedad. Los consumidores, según este informe, podrán ahorrar entre 480 y 960 dólares, o entre el 11% y el 22% en comisiones por las operaciones de concesión de préstamos o mantenimiento de cuentas. También sería significativa la reducción de los gastos por parte de los bancos que podrían ahorrar entre 3.000 y 11.000 millones de dólares al año.

Por su lado, según Capgemini, el sector asegurador también empieza a aprovechar la tecnología de los smart contracts para acelerar la tramitación de siniestros, reduciendo los formularios y la interacción entre aseguradora y tomador. Así, el proceso será más rápido y cómodo para ambas partes y la ejecución de las indemnizaciones se realizará con mayor premura. El potencial de ahorro que podrían generar los contratos inteligentes en concepto de reducción de costes de tramitación, solamente en los seguros de automóvil, sería de 21.000 millones de dólares anuales.

Insurtech y fintech como Legaliboo PRO están avanzando en estas áreas ofreciendo a sus clientes la posibilidad de realidad contrato y documentos legales personalizados

Para más información podéis consultar el informe AQUÍ.